Intervención en el entorno del castillo

Alcaudete, ES

Proyecto
Intervención en el Entrono del Castillo
Cliente
Ayuntamiento de Alcaudete
Localización
Alcaudete (Jaén), ES
Fecha
2012
Estado
Concurso
Arquitectos
NGNP + F. Garrido
Uso
Residencial
Encargo
Público
Escala
>18.000 m2
Presupuesto
- € PEM
Contratista
-
Imágenes
NGNP

 

 

Jaén fortificada, encrucijada de caminos. Su importancia radica en encontrarse en la confluencia de rutas comerciales de intercambio que comunicaban las tierras bajas de la campiña jiennense con el poniente granadino. En su territorio se concentra el mayor número de castillos de Europa. Se estiman en cuatrocientos los elementos defensivos que contiene, aunque de ellos se conocen o conservan sólo la mitad.

Definían fronteras en un sentido polivalente, “desde poético hasta violentamente prosaico, natural o divino, histórico o atemporal”.

Constituyen los límites que relacionan y separan unidades distintas y forman espacios de carácter transicional, al no ser simples líneas imaginarias, estáticas e impermeables sobre un mapa. Son límites de ruptura entre dos entidades y a su vez, áreas en las que se establecen relaciones vitales –culturales, económicas, políticas, sociales,….- entre las sociedades que sustentan divergencias ideológicas en términos de identidad étnica, noción religiosa, lingüística y política.

En Alcaudete se plasma ese mismo escenario. El concepto de frontera y la necesidad de defensa y conquista del territorio, como dos caras de la misma realidad, han marcado la vida de la villa y de sus pobladores. Su paisaje es una realidad compleja “integrada por componentes naturales y culturales, tangibles e intangibles, cuya combinación configura el carácter que lo identifica como tal, por ello debe abordarse desde diferentes perspectivas”. En él se concentra un legado natural, cultural e histórico. La visibilidad de su territorio se presenta como infinita.

Su valor como fuente de información es destacable. Su paisaje es una herencia cultural que hay que conservar. Su imagen es el resultado de toda su trayectoria histórica y de su continua evolución. Se manifiesta de manera inmediata como un testigo tangible e intangible, directo y presente, de las actividades humanas a lo largo de la Historia.

El serpenteante camino, la iglesia, las cuevas, la ermita, las casas, el color de las extensiones de cultivos, son ejemplos que nos aportan datos de otros tiempos y del presente. En él se reflejan las relaciones entre la sociedad y el territorio.