Residencia Son Dureta

Mallorca, ES

Proyecto
Residencia para mayores
Cliente
Govern Illes Balears
Localización
Son Dureta, Mallorca, ES
Fecha
2019
Estado
Concurso
Arquitectos
NGNP
Uso
Residencial
Encargo
Concurso.2019
Escala
5.500 m2
Presupuesto
4.400.000 € PEM
Contratista
-
Imágenes
Nacho Villegas

Sobre el concepto. Tipología y fragmentación.

La creación de un entorno amable, idóneo como hogar para las personas mayores que lo habitarán, es la piedra angular del proyecto y la justificación última de todas las decisiones tomadas. Este espacio ideal de confort, seguridad y calidad ambiental debe integrarse en el amplio recinto hospitalario de son Dureta, en una parcela condicionada por un importante desnivel (6m) y ubicada entre el edificio principal del antiguo hospital y el bosque de Bellver, sobre el que se despliega hacia el sur. Topografía y vistas son las condiciones de contorno determinantes que, combinadas con la necesaria optimización funcional del programa, deben generar este deseado entorno.

Partimos de una tipología clara, fundamental en esta clase de edificios, apostando por un modelo panóptico de organización con los servicios comunes en la planta inferior y los módulos residenciales arriba. Esta disposición de piezas en torno a un patio central permite la máxima claridad y optimización de las circulaciones en anillo, maximizar la eficacia del control visual y una relación directa con el entorno exterior de todas las habitaciones.

Al implantar este esquema tipológico en la parcela se ha optado por fragmentar el edificio en tres bloques, girando los extremos para adaptarse mejor a la geometría y topografía de la parcela y relacionarse adecuadamente con el edificio existente del 061. Este gesto multiplica las fachadas hacia el sur, desplegando la residencia hacia el bosque de Bellver y sus magníficas vistas, sin por ello perder la compacidad ni centralidad deseadas.

Sobre el programa. Idoneidad funcional de la propuesta.

Esta solución formal permite una idónea respuesta al programa de necesidades solicitado. Los tres volúmenes de tres plantas, la máxima altura permitida, son similares en organización y acogen los seis módulos de habitaciones en las plantas superiores y el resto del programa común en planta baja. La separación del edificio en tres partes permite que cada módulo pueda funcionar como una pequeña comunidad independiente, al tiempo que relacionada con el resto, de manera muy adecuada para fomentar la idea de hogar tan importante en este tipo de centros.

La tipología propuesta puede describirse de este modo como un esquema doblemente panóptico. Por un lado la planta general, presenta un acceso principal que nos lleva al centro del conjunto, donde el vestíbulo nos facilita orientarnos y dirigirnos con rapidez a cada una de las tres áreas de programa: servicios internos (personal, instalaciones y servicios generales), administración y servicios específicos (terapia ocupacional, rehabilitación, consultas, etc…) y los grandes espacios socio culturales comunes (comedor y sala tv) o bien a los módulos residenciales superiores mediante dos núcleos que flanquean el vestíbulo. Todo está cerca de la entrada, con recorridos optimizados evitando circulaciones demasiado largas o interferencias entre zonas de distinto uso y facilitando la accesibilidad universal y el control. Del mismo modo, un esquema panóptico se desarrolla también en los módulos residenciales. De planta rectangular, las piezas disponen todas las habitaciones formando una corona exterior, con vistas sobre el parque y los espacios ajardinados, rodeando un patio central acristalado. En la pieza central, de mayor tamaño, ocupando una posición estratégica, se ubican los espacios de convivencia, agrupados para una mayor flexibilidad y dotados de amplias terrazas exteriores como agradable extensión de los mismos, así como las unidades de control que supervisan claramente el acceso a las galerías de habitaciones y los núcleos verticales.

La división en tres piezas aporta así mismo una gran flexibilidad de uso, lo que permite resolver de manera óptima la sectorización del edificio y la evacuación de sus ocupantes en caso de incendio. Cada unidad será un sector independiente, dotado de dos salidas, sendas escaleras protegidas. De este modo, se facilita la evacuación de las personas con escasa movilidad en zonas seguras.

Sobre la implantación. Categorización de los espacios exteriores.

La configuración propuesta prioriza, además de la adecuación tipológica y ambiental descrita, una óptima implantación en la topografía existente que posibilite cualificar los distintos espacios exteriores del conjunto según su uso. Debe existir todo un gradiente de áreas libres, desde las más privadas, de uso interno para los usuarios, que pueden disfrutarlas de manera autónoma, y por ello “cerradas” o acotadas respecto al exterior, como son las terrazas y los patios centrales de las unidades, hasta las más públicos, la zona boscosa que forma el borde sur de la parcela, incluida en la zona de protección del torrente, y cuyo disfrute por todos los ciudadanos es posible gracias a la implantación del edificio, integrada en el conjunto de paseos y áreas verdes de son Dureta y en continuidad con el bosque de Bellver. En un nivel intermedio, aparecen espacios libres de tamaño controlado, generados por los quiebros de la edificación, jardines aterrazados donde los usuarios, con ayuda y supervisión del personal o familiares, pueden pasear y descansar en condiciones de plena seguridad y accesibilidad, a través de senderos que zigzaguean entre los pinos, o continuar hasta las áreas abiertas y púbicas del torrente.

Los accesos a la residencia se posicionan de manera natural en la zona más alta de la parcela, de manera que visitantes y vehículos ingresan a cota de planta primera, para descender suavemente hasta la entrada principal ubicada en planta baja mediante una amplia plaza, que permite la llegada de ambulancias y vehículos hasta la propia puerta. En los entremos de esta banda de acceso, encontramos estacionamientos para vehículos en superficie, hacia el este destinado a visitantes y personal (13 plazas) y hacia el oeste para servicios y mantenimiento (7), vinculado al área de carga y descarga. Este esquema lineal garantiza así mismo la conexión con el edifico del 061 a mantener y con el recinto del hospital y su bolsa de aparcamientos.

Sobre la materialidad. Memoria y sostenibilidad.

La memoria colectiva de los usuarios, sobre todo de los mayores, es la que da sentido a los materiales elegidos, buscando un lugar cómodo y amable, aderezado por esos materiales queridos y reconocibles: la piedra marés presente en la planta baja y la madera que pauta con un entramado las fachadas superiores, que aportan calidez y un deseado vínculo local. Para garantizar la viabilidad económica del proyecto el edificio se concibe con un sistema estructural sencillo y modular, se utilizan soluciones de coste moderado altamente contrastadas y sistemas de instalaciones optimizados registrables para su mantenimiento desde las zonas comunes.

El edificio se concibe también como un equipamiento medioambientalmente responsable, donde se aplican desde el diseño inicial, todas las medidas de ahorro pasivo posibles que permitan obtener una calificación energética A y, en su caso, una certificación ambiental LEED ó BREEAM. En la disposición se ha buscado la mayor cantidad posible de fachadas a sur, para maximizar ganancia térmica y luz natural. Se cuida con esmero el aislamiento térmico, colocado siempre en posición exterior eliminando puentes térmicos, gracias a un sistema SATE. Se proponen cubiertas vegetales que mejoran la inercia térmica y la calidad ambiental. Las galerías que rodean los patios actúan como colchón térmico, permitiendo siempre la ventilación cruzada de las estancias. Los huecos del edificio quedan protegidos del soleamiento excesivo mediante persianas exteriores de madera, con lamas móviles, se optimizará la iluminación natural, usando luminarias con tecnología LED de alta eficiencia y sectorizadas por áreas y se captarán las aguas pluviales, reutilizándolas para riego y su uso en inodoros (aguas grises).

Se incorporan diversos principios Passivhaus al proyecto para garantizar un mínimo consumo energético y mantenimiento, como son la envolvente con aislamiento de altas prestaciones, sin puentes térmicos y con hermeticidad garantizada, la ventilación mecánica con recuperación de calor, carpinterías de altas prestaciones térmicas y modelizado teórico energético de ganancias y pérdidas.