Centro de Educación Infantil y Primaria

Tomares, ES

Proyecto
CEIP
Cliente
APAE, J. Andalucía
Localización
Tomares, ES
Fecha
2021
Estado
En proceso
Arquitectos
NGNP
Uso
Docente
Encargo
Concurso,1ºpremio,2021
Escala
3.218 m2
Presupuesto
2.409.105 € PEM
Fotografías
-
Imágenes
NGNP

 

La propuesta que presentamos parte de la premisa esencial de construir un colegio lo más eficiente y funcional posible, logrando de manera estética y armónica la mayor compacidad y sencillez de uso, ofreciendo con ello un entorno amable y calidad para el aprendizaje.

La parcela es amplía así que el principal condicionante es la ejecución por fases del centro: C2 completo en fase 1, ampliación a C3 prevista en fase 2 e incluso posible futura ampliación a C4. Buscamos por tanto el mejor aprovechamiento del solar, ubicando para ello el edificio junto al límite norte, con acceso desde la Avda. de la Aurora, única vía con acceso rodado directo, puesto que la mayor fachada, al oeste la calle del Cielo, cuenta con un amplio espacio ajardinado peatonal delante. Se plantea un aulario con máxima compacidad mediante dos bloques (un triple crujía y otro de crujía única) que, unidos por galerías cortas, conforman una pieza única. Los usos complementarios (comedor, gimnasio y porche cubierto), más públicos, construyen otra pieza, separada de la principal por otro patio, que define la fachada más larga hacia el oeste.

Por lo demás, el programa se organiza con las lógicas habituales, minimizando recorridos y enfatizando la compacidad en sentido positivo, como claridad, sencillez y economía. Todo se basa en la lógica estructural y funcional, que modula todo el colegio:

– Primaria e infantil disponen de accesos claros y diferenciados sin cruces indeseables, pero relacionados a través del vestíbulo.
– La biblioteca, el gimnasio y las pistas, el aula matinal (usos múltiples de infantil), el AMPA y el comedor, cuentan con acceso directo exterior sin atravesar el centro.
– Los dos porches proyectados: en primaria e infantil, están vinculados a las áreas de juegos respectivas, claramente separadas a ambos lados del edificio aulario central.
– Los accesos y recorridos internos peatonal y rodado quedan claramente delimitados sin interferencias.
– La cocina y la sala de instalaciones disponen de acceso rodado directo y controlado, sin molestias para el resto del centro.
– El recorrido de los padres cuando acceden al centro (AMPA, administración, etc…) resulta directo y no interfiere con la docencia o los alumnos.
– Los recintos de instalaciones tienen una posición central lo que permite racionalizar los trazados (TIC, calefacción, baja tensión…) ahorrando costes de ejecución y mantenimiento.
– Los aseos de alumnos de primaria en planta baja se ubican junto a la salida hacia el porche y el patio. Así mimo, se incorporan aseos adaptados junto a la biblioteca y AMPAS/alumnos, permitiendo su uso independiente fuera de horario lectivo. En el comedor se integra también un espacio de lavamanos anexo al mismo. Se añade un aseo vinculado al patio de infantil y los aseos de profesores se reparten entre las distintas plantas y zonas. Todo ello facilita y flexibiliza el uso diario del colegio.

La ampliación en fase 2 a centro tipo C3 se define completamente en los planos, y se desarrolla de manera natural por continuidad del edificio C2, cuyas escaleras están previstas para el C3 posterior. Las obras pueden desarrollarse sin molestias para la actividad docente, al quedar perfectamente acotadas, con acceso claros y suficientemente separados de la actividad del colegio. Resulta viable que las grúas que haya que usar durante la obra no sobrevuelen sobre del centro C2. Será importante aprovechar los recesos escolares para acometer las tareas más ruidosas y delicadas en cuanto a seguridad. Por seguridad, los accesos a la obra y al centro existente estarán perfectamente diferenciados para impedir cruces de circulaciones incompatibles. El acceso al centro se realizará por las entradas existentes, creándose uno nuevo específico para las obras desde la calle del Cielo (extremo sur). Se tendrán en cuenta los horarios de entrada y salida de alumnos y profesores para que no haya tráfico de maquinaria pesada ni camiones de obra en esas horas. Además, también se ha previsto un área reservada para una posible segunda ampliación, hasta tipo C4, para lo cual se cuenta con un área, accesible para las obras por el mismo perímetro sur, rodeando las pistas y con entrada desde la calle oeste.

Las áreas ajardinadas requeridas se concentran en el acceso principal, creando un espacio verde de acogida que hará reconocible y amable la entrada al nuevo colegio, los dos patios ajardinados que articulan el edificio, y la zona de juegos de primaria al sur. Estos jardines incorporan especies autóctonas y de bajo mantenimiento (naranjos, moreras, jacarandas, alcornoques, encinas, romero, jara, lavanda…). Las pistas se ubican en la zona sur, perfectamente soleadas, así como el huerto.

La implantación descrita optimiza el movimiento de tierras dada la topografía existente. El terreno actual queda ligeramente deprimido respecto a los acerados perimetrales, 1 a 1,5m aproximadamente de promedio. El proyecto se coloca a la cota del acerado en el acceso principal desde la Avda. de la Aurora, obteniendo plena y sencilla accesibilidad universal. El perímetro urbanizado se deprime para permitir la ventilación de la cámara sanitaria según las normas ISE, y las áreas exteriores de mayor tamaño (juegos, pistas, aparcamiento…) van descendiendo suavemente en plataformas, para acomodarse a las cotas del terreno existente y de la calle lateral. Dado que no se cuenta con las cotas precisas de un plano topográfico, se ha buscado la mayor comodidad y accesibilidad en la propuesta, descendiendo con pendientes del 4%. Obviamente, una vez conocidas con precisión, si la diferencia con el terreno actual fuese mayor, no habría problema en adaptar la propuesta, bajando más con recorridos plenamente accesibles, conectados con el acerado existente.

La arquitectura sencilla y sobria que proponemos se adapta mediante mecanismos pasivos al clima y la orientación. Todas las aulas disfrutan de orientación sur-sureste, y quedan protegidas del sol por voladizos integrados, y toldos en el caso de las aulas exteriores de infantil, además de contar con lamas orientables verticales. Los patios de juegos son soleados pero cuentan con elementos de sombra vegetal y quedan protegidos de los vientos dominantes mediante una pantalla vegetal o el propio aulario. Los árboles se utilizan como pantallas vegetales frente al sol y los accesos cuentan siempre con espacios intermedios de espera protegidos. En las orientaciones más desfavorables (oeste o norte) los huecos se limitan al mínimo. Todo ello abunda en una eficiencia energética real y razonable sin incrementos de coste ni mantenimiento.