Centro de Educación Especial "Los Ángeles"

Badajoz, ES

Proyecto
CEE
Cliente
Educación, J. Extremadura
Localización
Badajoz, ES
Fecha
2021
Estado
En proceso
Arquitectos
NGNP
Uso
Docente, Hospitalario
Encargo
Concurso,1ºpremio,2021
Escala
5.544 m2
Presupuesto
3.851.573 € PEM
Fotografías
-
Imágenes
NGNP

 

Estrategia proyectual. En base a las condiciones de partida, explicadas en el punto anterior, y a los requerimientos del pliego de condiciones y la normativa aplicable, el proyecto se ha planteado desde una estrategia que consiste en concentrar todo el programa en una sola planta distribuido en zonas claramente diferenciadas y asociadas cada una a un espacio libre particular. La gran virtud del proyecto será que todos estos espacios (tanto exteriores como interiores), aunque bien diferenciados, estarán claramente conectados mediante un anillo de circulación en torno a un patio central, evidenciando una tipología claustral que facilita un uso público del edificio íntimo y acogedor.

Accesos y circulaciones claros y diferenciados. El edificio se emplaza en una posición central de la parcela, levemente más cerca de la calle Almendro, que lo separa del parque. Esto permite mantener retranqueos superiores a 10m en todo el edificio, lo que ayuda a separarlo del bullicio y el ajetreo de las calles. El conjunto dispone 3 accesos bien diferenciados y cuyas circulaciones no se mezclan.

Funcionalidad programática. La claridad y funcionalidad programática es una de las grandes virtudes del proyecto, que permiten no solo un uso fácil y comprensible del centro, sino una reducción de costes como consecuencia de la adaptación de cada zona a su tipología óptima de funcionamiento. De esta forma, el edificio se divide en 5 grandes zonas, que configuran los cuatro brazos de la planta:

– Área de aulas. En la parte norte, las aulas se orientan en la mejor tipología para su uso y aprovechamiento espacial, esto es, en estructura de ‘peine’. Esta tipología permite disponer aulas a ambos lados de un pasillo central (optimizando así el coste del proyecto) y además consigue que cada aula se relacione con un patio privado que se conecta con el exterior. Cada uno de los brazos del ‘peine’ alberga aulas que se combinan según su uso y por edades. El acceso a ellos se produce desde un eje central que articula todo el centro mediante espacios diversos y flexibles, que además comunica con las aulas y talleres singulares, además del gimnasio.
– Área de administración. Desde el acceso hacia el norte, se conecta directamente a la zona de administración, a través de un pasillo central. La conserjería y administración tienen acceso directo adaptado desde el vestíbulo. La posición de la conserjería permite un control total de los accesos y circulaciones del centro.
– Área de usos comunes. Desde el acceso hacia el sur, se ubica la comunicación entre el centro educativo y la residencia, que sirve de entrada a los espacios que puedan ser comunes de ambos (biblioteca, salón de actos y comedor). Este espacio se conecta directamente con el patio, permitiendo grandes concentraciones previas a los eventos que se vayan a realizar en ellos.
– Área de residencia. Por un lado, esta zona se articula con un eje central que da acceso a las salas de uso mixto, sala de educadores (desde el vestíbulo), la zona de enfermería y las alas de residencia. Desde este pasillo también se puede acceder a cubierto al patio central y al porche de juegos de forma directa. Por otro, la zona de dormitorios, cuya disposición en ‘peine’ permite diferenciarlas por sexo, además de relacionarlas cada una con un patio privado.
– Área de instalaciones y servicios. Esta zona se ubica en una posición intermedia entre la residencia y el centro educativo, con el fin de optimizar y segregar los recorridos de las instalaciones de ambos. Además, su posición permite su uso independiente del resto del edificio y con acceso directo desde el exterior, sin mezclar sus funcionamientos.

Diversidad e identificación de espacios libres. La arquitectura que se propone manifiesta una preocupación obvia por la relación con el espacio exterior. La necesidad de ello para los alumnos debe ser no solo primordial sino articuladora de cualquier funcionamiento exitoso. Es por eso que el proyecto se plantea desde la diversidad en la disposición, diseño, funcionamiento y relación de estos espacios exteriores. En este aspecto se plantean 3 tipos de espacios exteriores según su uso y disposición:

– Patio central. La disposición en anillo de todo el conjunto permite disponer de un patio central, común a todo el centro. A este se podrá acceder desde cualquier parte del conjunto y se convertirá en patio de juegos para el colegio (con mobiliario urbano, estancias y vegetación adecuada para ello); en área de espera para grandes concentraciones previas a eventos desarrollados en el salón de actos, el comedor o la biblioteca; o en el jardín común de la residencia, cuando el centro educativo no esté en funcionamiento. Uno de los frentes de este patio está conectado con un gran porche de dimensiones apropiadas para recoger a los usuarios al aire libre en los días de clima adverso. En el patio central, a modo de espacio ajardinado del mismo, se localizará el huerto, separado de las zonas de juego de pelota y conectado directamente al taller de horticultura y al invernadero.
– Patios privados. La disposición en ‘peine’ del aulario y la residencia, permite disponer de varios patios privados, aunque abiertos en un frente. Estos patios aportarán iluminación y soleamiento natural a las estancias y además la privacidad que sus usos (educativo y dormitorio) requieren. Serán espacios de relación íntima entre conjunto de usuarios, pudiendo ser reconocidos cada uno por sus materiales, vegetación y posición. Uno de ellos corresponderá al patio de infantil, con acceso directo desde sus aulas, donde se localizará el arenero.
-Patio trasero. Se trata de un espacio que incluye las áreas de juegos más dinámicos y ruidosos. En él se ubica la pista deportiva, relacionada con el gimnasio y separada del espacio central, para evitar balonazos, y muy alejada del aulario para evitar ruidos.

Arquitectura pedagógica. Hoy en día la comunidad educativa es consciente del error que ha supuesto una educación centrada casi exclusivamente en el fomento de las inteligencias lingüística y lógico-matemática, tras el análisis que desde la psicología hace Howard Gardner en su Teoría de las Inteligencias Múltiples. La arquitectura debe ser sensible a este cambio en la pedagogía y proponer un escenario en el que se desarrollen las ocho inteligencias (lingüística, lógico-matemática, musical, naturalista, cinestésico-corporal, espacial, interpersonal e intrapersonal). Todo esto, debe combinarse con las necesidades de los alumnos de un centro de educación especial, que atienden a la diversidad de experiencias, la superposición de edades o las diferencias de movilidad. Así, el proyecto se presenta desde la claridad y facilidad de uso que presenta la rotundidad de la planta, a la que se le suma una propuesta pedagógica planteada desde la arquitectura flexible. Para ello las salas que no corresponden propiamente a aulas, se asocian por grupos en volúmenes de diversos materiales, colores y texturas, para una fácil y diferenciable identificación. Además, su posición girada respecto a las aulas convencionales, permite la generación de espacios dinámicos para actividades diversas, que pueden funcionar como complemento de cada sala en un ambiente de aprendizaje distendido o simplemente de relajación en el eje articulador. Todo esto favorecerá la experiencia sensorial, participativa y de inclusión sin perjuicio de la claridad de funcionamiento del conjunto.