Conservatorio Profesional de Música "Paco de Lucía"

Algeciras, ES

Proyecto
Conservatorio
Cliente
APAE, J. Andalucía
Localización
Algeciras, ES
Fecha
2021
Estado
En proceso
Arquitectos
NGNP
Uso
Docente
Encargo
Concurso,1ºpremio,2021
Escala
3.873 m2
Presupuesto
3.419.010 € PEM
Fotografías
-
Imágenes
NGNP

 

El proyecto parte de dos conceptos fundamentales: la atenta lectura del entorno urbano inmediato y la naturaleza del programa de usos requerido. En un enclave consolidado y de gran densidad, la topografía de la parcela, el arbolado de gran porte existente y el carácter de las dos calles que la limitan, son las condiciones de contorno que justifican la toma de decisiones.

Como gesto urbano necesario, se propone separar el edificio de los límites sur y este, cediendo un espacio que amplía los exiguos acerados existentes, en forma de bandas ajardinadas, tanto nuevas (calle S. Vicente de Paúl) como existentes (calle Fuente Nueva). Se conservan los magníficos árboles presentes en ambos linderos (sur y este), al tiempo que se dota de una adecuada escala al espacio urbano de la esquina sureste en el cruce de ambas calles, donde confluyen, además del nuevo Conservatorio, las entradas a dos colegios casi inmediatos: Huerta de la Cruz y Salesianos. Esta nueva “esquina verde” da continuidad a los jardines existentes en la Parroquia de Mª Auxiliadora y otros cercanos.

En paralelo, ante la topografía del solar se opta por ubicar el edificio en una plataforma horizontal muy similar a la actual, en una cota intermedia de la calle Fuente Nueva (+16,00m), con lo que se soluciona la accesibilidad universal desde la entrada principal y la conexión rodada a nivel que permite rodear cómodamente la parcela a coches y servicios de mantenimiento y emergencias. Esta operación optimiza además los movimientos de tierra, reduciendo al mínimo la excavación necesaria.

Elegida la implantación urbana, se proyecta el edificio haciendo explícitas en su volumetría las distintas partes del programa, con distintas necesidades y requerimientos: el auditorio, los recintos con uso fuera del horario docente y el aulario. Cada una de estas tres piezas se diseña según sus lógicas funcionales, estructurales y de acceso. Así, se proyecta un aulario compacto en tres plantas, con dos crujías flexibles de orientación este/oeste, en la posición más alejada y protegida de las molestias de la calle, con los distintos tipos de aulas organizadas según sus necesidades acústicas. El auditorio, también de tres alturas, se resuelve como una caja ciega perpendicular a la anterior, que formaliza la entrada principal al edificio. Finalmente, este diedro principal orientado hacia el ángulo sureste, se completa en planta baja mediante una construcción lineal que alberga los usos con un carácter más público y que tienen un horario de actividad mucho más amplio: cafetería, biblioteca, cabinas de ensayo/estudio y locales de AMPAS y alumnos. Esta banda perimetral encierra un patio ajardinado, rodeado de galerías cubiertas, que funcionará como espacio central representativo del conservatorio, espacio disponible para el estudio, el encuentro y la organización de eventos musicales y culturales ligados a la institución. Un nuevo espacio público cualificado que se ofrece a la ciudad.

Los accesos al edificio se sitúan en las separaciones entre estas piezas, de manera que el amplio atrio cubierto de entrada principal, da paso al vestíbulo del edificio y, si se desea, al patio central, mientras una segunda puerta posibilita la conexión desde la esquina sureste. El patio permite, gracias a sendas cancelas ubicadas en sus dos ingresos, modular la utilización del mismo, y de los usos públicos descritos, permitiendo configuraciones flexibles y distintas opciones de apertura incluso fuera de horario docente, mientras el Conservatorio permanece cerrado. El auditorio puede utilizarse de manera independiente, para lo cual dispone de aseos situados en el vestíbulo, que actúa como lobby de la sala. Mediante una puerta se independiza el vestíbulo del resto del centro, que puede permanecer cerrado. Al otro lado del atrio de entrada, se permite también el uso de la cafetería sin pasar por el Conservatorio, ni por el patio, si no se considera oportuno, aunque también pueden usarse de forma conjunta, dando opciones de gran versatilidad: recitales al aire libre, eventos culturales, cine de verano, etc.

Toda la operación se basa en la lógica funcional, que motiva todas las decisiones:

– Se proyecta para el Conservatorio un edificio compacto, con circulaciones claras y optimizadas, fácil de controlar y mantener.
– Cafetería, biblioteca, cabinas de estudio/ensayo, AMPAS y alumnos, cuentan con acceso directo sin atravesar el centro, a través del patio, aunque pueden añadirse entradas desde la calle si se desea.
– El porche conecta las distintas áreas del edificio y está orientado al sur y vinculado al patio.
– Los accesos y recorridos internos peatonal y rodado quedan claramente delimitados sin interferencias.
– Las salas de instalaciones disponen de acceso rodado directo y controlado, sin molestias para el resto del centro. Los recintos de instalaciones tienen una posición que permite racionalizar los trazados (TIC, calefacción, baja tensión…) ahorrando costes de ejecución y mantenimiento.
– Se incorpora un núcleo de aseos junto a biblioteca y cafetería, para su uso independiente. Los aseos de profesores se reparten entre las distintas plantas. Todo ello flexibiliza el uso diario del centro.

Se propone una arquitectura blanca, resuelta en ladrillo caravista, adecuada a clima y entorno, masiva, de pocos huecos, que se despliega en el agradable patio central, donde el diedro interior sur-este, se cualifica mediante una fachada colorida, de cerámica y aluminio, que genera mediante un pautado vertical, de resonancia musical, la imagen institucional del Conservatorio.

La arquitectura sencilla y sobria que proponemos se adapta mediante mecanismos pasivos al clima y la orientación. Todas las aulas disponen de orientación este y oeste, con la que se aprovecha el soleamiento de mañana y tarde (muy adecuado al uso habitual del conservatorio), y quedan protegidas del sol por lamas orientables verticales. El patio central resulta soleado (orientado al sur) pero cuenta con árboles de sombra y queda protegido del viento dominantes (levante, sobre todo, y poniente) mediante la propia configuración del edificio (galería de usos públicos en planta baja). Se plantea la conservación de casi todos los árboles existentes, que se utilizan como pantallas vegetales frente al sol (fachadas este, oeste y sur) y los accesos cuentan con amplios espacios intermedios protegidos. En las orientaciones más desfavorables (fachada norte) los huecos se limitan al mínimo. Todo ello abunda en una eficiencia energética real y razonable sin incrementos de coste ni mantenimiento.